Tiempo de verano

Mis pasos chapotean contra el agua cálida de la orilla. Luce un espléndido día de mar calmo, quizá lo necesite para apaciguarme un poco. Estoy un poco tenso, los últimos días han sido de locos. Mientras camino oigo “Summertime” de Annie Lennox en el iphone que me ha dejado mi hermano y veo cruzarse delante mío el bullicio de una mañana de domingo.

Gente de toda condición acompañan mi banda sonora formando imágenes cinematográficas. La suave brisa en la cara, las personas mudas… la música, todo forma parte de una perfecta composición. Acelero para mezclarme con el viento. Bebés, ancianos, hombres, mujeres, extranjeros, niños, gordos, flacos… pasan sobre mi y absorbo su belleza.

La playa es larga, al igual que mis días. Aprovecho para no sentir más que lo que oigo y veo. Los demonios esperan atrincherados. Que esperen, ya me acecharán más tarde. Tiempo de verano, no hay nada más en esta playa.

Anuncios

Bowie

“- Ahora el sr. Tonooi escribe letras para Bowie.- Dice el gato blanco
-Y son buenas?- Responde el gato negro
– Anda que tu… – Finaliza el gato blanco”

Mis últimas noches han transcurrido en la soledad más absoluta, en realidad los días también. No habido paseos por rojos cerezos en flor, ni por pedregosos caminos, solo aire rancio envolviéndome.
No he podido dejar de pensar en el mayor Tom, en todo lo que dejó atrás.

Yo no desespero y se que volverán las risas de Lía, las curvas y el sarcasmo de Silvia y la pureza de Gra. Incluso el sr. Kihara, desaparecido en combate contra él mismo, volverá.

Mientras tanto me he dedicado a escribir a las arañas de Marte, solo una por cada noche, en este encierro arenoso gris y blanco… Os transcribo una:

Bowie II

Las muñecas se rompen
Cuando pasean solas por marte
El mundo es un cáos
Y yo solo vivo los recuerdos

Me gustaría vivir contigo allí
En la atmósfera vacía
Cuando no sabíamos
Que eramos paseantes solitarios

El espacio era nuestro
Pero demasiado vasto
A veces veíamos juntos la luna
Pero la soñábamos diferente

Los días transcurren
Y la ilusión desaparece
Estábamos solos en marte
Pero nunca nos encontramos

Juguetes de un día
Y el sol quema
Y la nada congela
En el espacio que vivimos

Fragmento de “Una vida colapsada” del sr. Tonooi

Tarde

La tarde se ha anclado en la lluvia,
Cae monótona y sorda
Deslizándose por las aceras

Un hombre mira desde su terraza
La soledad mojada de la calle,
Que solo es la suya o la de todos

Un día más de difusos contornos,
La tristeza refleja ciega
Piel de cobre de otro tiempo

En mudos patios de memoria
Morimos todos los días,
Y apenas queda tu sombra