Lingüística

Me interesa la lingüística. Creo que el lenguaje condiciona nuestro comportamiento.

Por ejemplo: si no existiese la palabra “guerra” es posible que fuéramos más pacíficos, y si no existiera la palabra “rencor” escaparíamos más fácilmente de nuesta propia cárcel.

Creo que voy a restringir poco a poco mi vocabulario… pero hoy me apetece desayunar sopa de letras.

Fragmento de “Pensamientos entrópicos a la hora del desayuno” del sr. Tonooi

De negocios con el diablo

Esta mañana me he levantado con la firme convicción de vender mi alma al diablo a cambio de que resolviera un asunto para mi de suma importancia. Me ha respondido que ni hablar. Que tengo el alma muy desgastada para semejante propósito y que lo más que me podía ofrecer eran media docena de bricks de leche desnatada para el orfanato que hay en el barrio o a todo caso el amor de la septuagenaria del quinto. No le he replicado, para qué? El que sabe de estos negocios es él y ya está.

De todas formas me quedé un poco contrariado y al ver reflejada la desilusión en mis ojos me ha invitado a desayunar trompetas de la muerte y choricillos al “diablo” deliciosamente picantes.

Por lo menos he llegado a la conclusión de que es un excelente conversador y los chorizos estaban divinos.

Fragmento de “Pensamientos entrópicos a la hora del desayuno” del sr. Tonooi.

Sueños

Estaba soñando con Dios pero he desistido pues es una abstracción demasiado grande para mi pobre cerebro, así que he dispuesto en mi campo onírico a unas bellas hippies treintañeras, algo, por otro lado, mucho más saludable para mi higiene mental (Mi código ético-onírico no me permite bajar de las de 30).

Ya bajo el dulce sol de una tranquila playa californiana, la cosa prometía… Pero estaba claro que algo tenía que pasar, y pasó: De un autobús ha bajado una joven amish tapada de cuello a tobillos y ha descargado una tormenta. Las hippies huyendo y yo empapado.

Me he despertado pensando que pueda que no comprenda a Dios, pero Él si sabe apañarse para fastidiarme el día.

En fin, voy a desayunar yemas de santa Teresa con algo de secante* que me he traído del sueño.

Fragmento de “Pensamientos entrópicos a la hora del desayuno” del sr. Tonooi

* Forma de presentación del LSD

Termodinámica del alma

Según la segunda ley de la termodinámica, la cual postula que en un sistema aislado la entropía siempre aumenta, deduzco que la gente cuando más tiempo pasa sola mas caótica se vuelve.

Teniendo en cuenta que llevo solo aproximadamente tres años me voy a comprar un hamster para darle galletitas mientras desayuno.

PD: Experimento 132 fallido. El hamster come demasiadas galletas y yo no noto ninguna mejoría. Igual es que la termodinámica y el alma no son miscibles.

Fragmento de “Pensamientos entrópicos a la hora del desayuno” del sr. Tonooi.

Fracasos cotidianos

No tengo por constumbre huir del fracaso, de hecho amo mis fracasos y a estas alturas de mi vida a lo que de verdad aspiro es estar a la altura de mi desengaño. No es que renuncie al éxito, pero suelo vivir entre los restos tristes de propósitos maravillosos que salieron mal.

Un elogio del fracaso? Tal vez. Pero lo verdaderamente importante es seguir caminando; en llano o por alambres, caminos espinosos, profundos, oscuros, luminosos, condenados, abiertos…

En cualquier caso se que voy a volver a fracasar. La duda radica en cuando. No se si detenerme a respirar un poco o volar directamente hacia un nuevo caos.

Creo que desayunaré chocolate amargo con miel. Lo veo muy adecuado para mi actual estado de ánimo.

Fragmento de “Pensamientos entrópicos a la hora del desayuno” del sr. Tonooi.