Termodinámica del alma

Según la segunda ley de la termodinámica, la cual postula que en un sistema aislado la entropía siempre aumenta, deduzco que la gente cuando más tiempo pasa sola mas caótica se vuelve.

Teniendo en cuenta que llevo solo aproximadamente tres años me voy a comprar un hamster para darle galletitas mientras desayuno.

PD: Experimento 132 fallido. El hamster come demasiadas galletas y yo no noto ninguna mejoría. Igual es que la termodinámica y el alma no son miscibles.

Fragmento de “Pensamientos entrópicos a la hora del desayuno” del sr. Tonooi.

Fracasos cotidianos

No tengo por constumbre huir del fracaso, de hecho amo mis fracasos y a estas alturas de mi vida a lo que de verdad aspiro es estar a la altura de mi desengaño. No es que renuncie al éxito, pero suelo vivir entre los restos tristes de propósitos maravillosos que salieron mal.

Un elogio del fracaso? Tal vez. Pero lo verdaderamente importante es seguir caminando; en llano o por alambres, caminos espinosos, profundos, oscuros, luminosos, condenados, abiertos…

En cualquier caso se que voy a volver a fracasar. La duda radica en cuando. No se si detenerme a respirar un poco o volar directamente hacia un nuevo caos.

Creo que desayunaré chocolate amargo con miel. Lo veo muy adecuado para mi actual estado de ánimo.

Fragmento de “Pensamientos entrópicos a la hora del desayuno” del sr. Tonooi.

Libertad

Unas de las características que definen mi amistad con la srta. Gra es su rara habilidad para plantearme a tempranas horas preguntas metafísicas. Sin ir más lejos, esta mañana me ha preguntado si creo que la libertad está sobrevalorada.

Después de un tiempo de silencio le he contestado que la susodicha libertad solo se expresa plenamente en el plano filosófico, pues en nuestras respectivas realidades toda elección viene precedida de uno o más condicionantes. Su lacónica respuesta ha sido: “Ah, vale”. A veces no se por que pregunta, la verdad.

Al rato de tan mínima conversación he desayunado libremente un par de donuts condicionado por la propaganda de bollería industrial y la necesidad de azúcar de mi organismo.

Fragmento de “Pensamientos entrópicos a la hora del desayuno” del sr. Tonooi.