Valentina

Colocó sus manos de mármol sobre mi tembloroso rostro y me besó. Lo hizo tan salvajemente como si un demonio se hubiera apoderado de ella, como si un impulso la obligase a devorarme. Yo había perdido la razón hace tiempo. Vivía por ella en un delirio desde hace tiempo del cual trataba de despertar sin ningún éxito. Esos pensamientos me paralizaban. Valentina sintió mi vacilación y se detuvo de golpe.

  • Te ocurre algo?
  • Sufro terriblemente.
  • Te he hecho daño?- Pregunto maliciosa.
  • No, no es eso, es que no quiero amarte si no estoy seguro de ti…
  • Es cierto que te encanta sufrir… Por qué no disfrutas ahora que soy tuya?

No puedo oírla sin dejar de darle la razón y me abandonan los sentidos. Siento su boca y sus manos por toda mi piel. El tiempo pasa muy lentamente y noto un hilo de sangre que se desliza por mi mano…

  • Me has arañado? – Pregunto con pereza.
  • No, creo que te he mordido.

No se hasta cuando durará está pasión que me desnuda. Ahora estoy con Valentina… mi camino va unido al suyo. Esa es la razón que siento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s