Griegos

“- El sr. Tonooi dice que no encuentra el río donde se bañó ayer.- comenta el gato blanco.
– Eso es porque ha vuelto a leer a Heráclito.- Contesta el gato negro.
– Pues no le dejémos leer a Platón que no saldrá de la caverna.- Se ríe el gato blanco”

La srta. Anaís está confusa, dice que no siente que es ella misma, que está cambiando. Yo sigo viendo en ella una mujer de proporciones justas y una preciosa piel de luna.

La mañana es cálida para ser febrero y los rayos de un incipiente sol promenten un paseo agradable, sin embargo los pasos de Anaís no son hoy decididos, esas cosas se notan, y me temo preguntas.

– Sr. Tonooi… Usted cree que soy un tanto veleidosa?
– No se muy bien a que se refiere.- contesto un poco a la defensiva.
– Bueno, no se, a veces creo que cambio de opinión constantemente y eso se refleja en mis actos.
– Que ha desayunado esta mañana?
– Por favor… Le estoy hablando en serio.
– Ves esa piedra, ese árbol, el cielo? A cada instante se transforman, no son los mismos.
– Eso no me sirve de gran ayuda… Sabe?
– Ya… solo quiero decir que todo es un devenir y siempre hay momentos en nuestra vida en los que no estamos seguros de nada. Siga caminando e igual llega a algún sitio.
– La verdad es que no se por que le pregunto.

Como es natural en febrero, el tiempo cambia, el sol desaparece y empieza a hacer un poco de frío. Aceleramos el paso y mi amiga sonríe. Igual si que es un tanto veleidosa, pero mantiene un excelente estado de forma.

Fragmento de “Una vida colapsada” del sr. Tonooi

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s