El principio de los gatos

“Andábamos tranquilamente el sr. Kihara y yo, dilapidando nuestro abundante tiempo libre, cuando ante nuestras narices, se desarrollo una escena a todas luces imposible: dos gatos, uno negro y otro blanco, discutiendo acaloradamente sobre temas que no alcanzábamos a entender. El sr. Kihara se acercó con sorpresa y cautela a partes iguales… pero inmediatamente, con un giro improbable, los dos gatos se revolvieron hacia él, y le miraron desafiantes con sus gatunos ojos. Cuando el sr. Kihara intentó soltar su primera media palabra el gato negro le espetó: “Mire sr. Kihara no tenemos nada personal contra usted ni mucho menos contra el sr. Tonooi, pero hagan el favor de dejar ya de tocarnos “la cola”, si eso, claro está, no les supone demasiado inconveniente”. Mudo y lívido mi amigo retrocedió hacia mi, al tiempo que los dos felinos se escabullían por la maleza.

Kihara y yo regresamos lentamente, colapsados y todavía aturdidos, por el caminito que nos acercaba a el balneario donde nos recogíamos por unos días. Rumiábamos en el más absoluto de los silencios, que bien fuese cierto o bien fuera una alucinación a dúo, cuantas “colas” habría tocado nuestra bendita humanidad”

Fragmento de “Una vida colapsada” del sr. Tonooi

Anuncios

One thought on “El principio de los gatos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s