Péndulo

La niña mira la luna como si quisiera escapar. Muchas veces yo te veo así, con esa mirada entre soñadora y perdida, entonces no se donde estás y algunas veces me duele. No he tejido ninguna telaraña para ti, siempre he deseado que sueñes, es como me gustas. Ahora ya no tengo miedo, no se puede temer que un pájaro vuele.

La vida es un péndulo, por lo menos la nuestra, y cuando te acercas con tu ojos riendo se detiene todo y yo te aprehendo. Cuando sueñas dejo que lo hagas aunque te sienta lejana, de todas formas no podría impedirlo aunque sabes que no quiero, porque quizá esos sueños sean los que te acerquen a mi. Quizá sean tu agarre para vivir en un mundo de grises. Porque eso es la vida, una escala monocrómatica de grises, por mucho color que yo intente pintar en ti y en lo que te importa.

Ahora voy a dormir escuchando un nocturno de Chopin y esperando que el péndulo vuelva a mi sin importarme si será antes o después. Me has enseñado a soñar y he descubierto que el tiempo carece de importancia. Ahora se, que a ratitos, siempre volverás a rozarme el corazón y eso es lo que ciertamente deseo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s