Huida

El sonido del agua es diferente, siempre es diferente, pero quizá hoy lo escuche con pensamientos de huida. Es hasta cierto punto lógico seguir en esta ciudad desencantada o estancada, aquí lo tengo todo, sobretodo mi pasado, encadena más que amigos, amantes, familia o trabajo.

El aire me llama y quiero que me arrastre. La apuesta es fuerte, pero estoy cansado de ser yo en mi nada, aunque es más que probable que el destino sea el desierto. Destierro desierto. No es que no me importe lo que deje atrás, todo lo contrario. Pero si me escucho se que es el camino. Camino pedregoso que he de recorrer, y haré daño a los que deje y se acrecentará mi miedo, mis remordimientos y erraré. Pero ha llegado el momento de equivocarme.

Me deslumbra la penumbra de una vida plácida que no me conmueve. Y no es que no ame, sufra o sienta. Es el hastío de mil veces iguales y me desangro el alma. Vuelo con el billete de la desesperanza, no espero nada mejor que lo que poseo. Pero el viento arrecia y mis alas están desplegadas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s