Algo de “Sorrento”

Nací entre escamas y redes… después de muchos años presiento que no es fácil escapar a tu destino. Tal vez, seguramente, no hice bien las cosas y ahora solo veo días de espuma y salitre por delante.
Mi historia no es extraordinaria, pocas lo son. Idas y venidas marcadas por la arrogancia de la juventud. Hambre de mundo y ningún sentido alerta.

Se acerca el otoño, ya hace tres meses que volví a casa. El viento se levanta y me arrastra hacia mis amigos. Tengo que volver a encontrarlos, volver a saber quienes son.

  • Guido, ven conmigo.- Grita María

María, la bella olvidada, toda la vida en el pueblo. Pero quien soy yo para criticar nada si solo he ido de mar en mar, de barca a barca. María quizá comprendió que la vida está dentro de uno, que no importa donde estés. La verdad, yo ahora mismo no se nada.

  • Ya voy.- me acerco hacia ella, está sentada en una roca, despeinada y mirando el mar.
  • Es precioso, verdad?
  • Es otro mar, nada más.
  • Claro, el marino harto de serlo.- ríe burlona.- Por qué eres tan aburrido?
  • Joder María! No estoy para sermones.
  • Nunca lo estás.

Me levanto y me alejo paseando por la orilla, estoy descalzo y dejo que la espuma me acaricie, el sol se está poniendo, en verdad es hermoso esto, pero ni siquiera soy capaz de decirlo. Me vuelvo hacia ella.

  • Perdona… yo…
  • No te preocupes, no pasa nada.

No es verdad. Ocurre que soy un idiota. Sigo caminando salpicado por la angustia. Pienso que mañana hablaré con ella.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s