Perdidos

Cuando la luz se esconde
Dices que no te importa mi ausencia,
Que no recuerdas mi tacto cálido
Y se perdieron mis susurros en tu nuca,
Pero dentro de la noche
Tu saliva seca grita mi nombre
Y te agitas esperándo lo perdido
La distancia desesperada,
Ese tiempo incoherente de derrota

El sabor del orgullo de hiel
Nos hizo ser lo que no somos,
Dos errantes de piel deshabitada
Y así andamos,
Arañándole segundos a la vida
Sin saber que somos lo mismo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s