Relatividad

Pienso en la relatividad, en cuanto puede durar un instante. Tu acariciando una copa de riesling del Mosel. Cuanto perdura en mi retina la imagen de tus dedos rozando delicadamente esa copa? Escuchamos el acto IV de “El lago de los cisnes”. Tu, el vino, la música… Es más fácil parar el tiempo así, viéndote juguetear con vino y Tchaikovski mientras tu sonrisa de agua baila en mis ojos. No se lo que dura esta sonrisa. Nunca se lo que dura estar contigo.

A veces, por las mañanas me levanto somnoliento, puede ser un indicativo de que vivo noches largas, pero apenas he notado su paso, la contracción del tiempo a tu lado me duele. Por que vivo una noche en segundos?

Sin embargo, su dilatación en tu ausencia me abruma. Por que vivo segundos infinitos en una noche? Cuando atisbo la soledad me gusta observar “El nacimientos de Venus”, siempre he admirado ese cuadro y no se… pero algo en él me acerca a ti y entonces no me importa en que dirección fluya. 

Efímero, fugaz, pasajero… hay muchas formas de definir un breve lapso de tiempo. No me importa, tu mirada líquida perdura en mi y oigo a oscuras los acordes de Tchaikosvsky.

Siempre sospeché lo difícil que era sopesar la duración de un momento. Ahora se que solo es un baile, un billete de ida y vuelta de tu presencia a tu recuerdo. Sentirte aunque ya no estés, porque una vez estuviste, solo fuera por un instante y saber que ese momento es presente… o acaso futuro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s