Ariadna (La isla, 2013)

Regresar, siempre pienso en regresar. Doce años en esta isla de azul y palmeras, de nada y silencio. Laberinto cerrado. Llegué un día cualquiera siguiendo su hilo. El hilo de Ariadna… una mezcla de risas, belleza, juventud y promesas. Hace tiempo que ella se fue. Yo me comuniqué con el ron isleño y no supe ni pude seguirla.

Fue la imprudencia de amor, o acaso que yo vivía los tiempos deshabitados cuando irrumpió en mi vida arrancando de cuajo mi raíz de tierra? Tantas veces me he preguntado que fue lo que me llevo tras ella como un loco. No puedo discernir mis motivos, en estos vaporosos momentos no.

Aquí salgo todos los día a pescar con otros hombres. Soy el único que no desea que el barco vuelva. A días anhelo navegar a la deriva y oír el canto de Parténope, pero las sirenas habitan otros mares que se me antojan lejanos. A días, las más de las veces para ser sincero, simplemente mezclo melancolía y alcohol.

La isla me atrapa, me ahoga, me condena… no, no me condena, eso ya lo hago yo solo; pero los días claros trazó planes. Planes de tinta emborronada con el aroma de Ariadna y el sueño del viento de Sorrento.

2 respuestas a “Ariadna (La isla, 2013)

    • tone kihara 23 julio, 2014 / 3:56 pm

      Ummmm!! Gracias amigo. Son minicuentos cerrados. Aunque todo se puede estirar. Jaja

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s