La inmortalidad o la catalepsia de los querubines y demás ángeles zombies

“- El sr. Tonooi dice que destesta tanto la mortalidad como la inmortalidad.- Dice el gato blanco
– Entonces… Qué quiere?.- Pregunta el gato negro
– Pero vamos gato. Tu aún le haces caso?- Concluye el gato blanco”

Llueve a cántaros y observo el viejo camino embarrado desde mi habitación en el balneario. El sr. Kihara reposa en la habitación contigua… o escribe haikus o relatos o llora o yo que se que hace. Yo pienso en la inútilidad de los ángeles.

Hubo un tiempo en el que pensé que la esperanza de vida humana era ridícula, ahora esos temas no me importan. Recuerdo también que la inmortalidad se me antojaba insufrible. Ponía como ejemplo a los ángeles, especialmente a los del primer coro: Tronos, Querubines y Serafines… Si existen, son los seres más desgraciados que pueda imaginar. La eternidad, la incomprensible eternidad con el único objetivo de loar a Dios, a su supuesta gloria o a lo que sea que les ofreciese. Supongo que poco, tengo la impresión de que el “Ser supremo” es infinitamente soberbio.

El único escape es una continuada catalepsia. Existir muerto mientras Dios se cree que lo adoras. La inutilidad de un trabajo vacuo y eterno. Ya comenté que la existencia del tiempo no me interesa. Solo hay dos opciones: Muerte o catalepsia eterna… viene a ser lo mismo. Nunca pensé que pudiesen existir ángeles zombies.

Fragmento de “Una vida colapsada” del sr. Tonooi

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s