Incertidumbre

La vida no sabes por donde te puede venir, no digo nada nuevo, pero ahora lo siento. Han pasado muchas cosas en estos últimos dos años, balacera cruzada, mientras me escurro como un spaghetti. Después de mi segundo divorcio quería estar quieto, desperezándome del sufrimiento. Mi natural inquietud y los acontecimientos devenidos no dejaron que así fuera.

Últimamente se me ha puesto cara de noche, tendré que frenar un poco. Ya noto el peso del tiempo. Sin embargo, su paso no, casi ni distingo marzo de noviembre, el vértigo de la sucesión de días me descoloca. Intento que todo fluya, no lo hago bien, pero voy aprendiendo. La mayor parte de la gente está herida, cicatrices de todos los tamaños cruzan el mapa del alma. Ahora se que si te ofrecen lo que pueden con sinceridad no debes exigir más; bebe del agua que te den, agradécela y deja que te sacie.

Todo esto puede parecer una elucubración de resaca, lo es, pero no por ello dejo de saberla cierta. La vida no sabes por donde te puede venir, me ducho con agua helada y me dirijo al trabajo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s