El viaje de Blanca (prólogo)

Me llamo Blanca y morí a los 22 años. Esto no es un cuento de bellos vampiros, simplemente estoy muerta. Toda historia tiene un comienzo y un fin. Podría intentar empezar por el principio, aunque no esperéis demasiado, no voy a contar casi nada. Solo es un pequeño prólogo… digamos que me han pedido un favor.

Fui la última hermana de una familia numerosa, a mi madre se le acabaron los nombres y al verme por primera vez tan blanca de piel… no pudo sino llamarme Blanca, vamos, parecido a Blancanieves; aunque claro, yo nunca tuve esa alma tan pura, nadie la tiene, solo la bendita Blancanieves.

Mi vida no fue fácil, mi hermano piensa que es por mi terrible sensibilidad incapaz de adaptarse a este mundo. Algo de razón tiene, pero las cosas no son tan simples; son ecuaciones de actos y derivadas de vida. Siempre hay consecuencias. No me arrepiento de estar muerta, solo me fastidia el pedazito de vida que les rapté a mi madre y hermanos. Ellos también padecen de “sensibilidad” pero cada uno a su manera han ido tirando. La vida son opciones, ellos han elegido vivir, sufrir y a ratos… ser felices.

Alguien os va a contar que estoy viva y me escapé a Nápoles… podría ser, al fin y al cabo solo son palabras lo que leéis. Podéis creer cualquier cosa. Yo me he presentado así, muy escuetamente…de cualquier forma, porque este relato no es mío, no voy a decir nada más salvo que a los 22 años era rubia de ojos azules y bonita…es muy poca información, lo se, pero ya os comenté que yo no escribo esta historia. Él la escribe, él os la cuenta y sabe que estaré de acuerdo con lo que diga, porque de algún modo, siempre estamos unidos.

Un beso a todos

Blanca

11 thoughts on “El viaje de Blanca (prólogo)

  1. Palagrafias 9 abril, 2014 / 5:49 pm

    Buen comienzo de prólogo. Dan ganas de seguir leyendo…

    saludos

    • tone kihara 10 abril, 2014 / 7:20 am

      Parafraseando a Orwell todas las opiniones son iguales, pero algunas son más iguales que otras. Muchas gracias
      Tone

  2. Anónimo 9 abril, 2014 / 7:03 pm

    Para amar la vida…..

    Somos quienes somos porque alguien que dejó de ser, nunca dejará de estar.

    Manuel

  3. Anónimo 9 abril, 2014 / 7:10 pm

    Para amar la vida…
    Somos quienes somos porque alguien que dejó de ser, nunca dejará de estar…

  4. Manuel 9 abril, 2014 / 7:21 pm

    Para amar la vida…

    Somos quienes somos porque alguien que dejó de ser, nunca dejará de estar.

  5. Jj 10 abril, 2014 / 1:31 am

    Precioso….sin palabras.

  6. cris 10 abril, 2014 / 9:38 am

    Solo dos palabras, mucho sentimiento y precioso prólogo.
    Blanca una niña dulce y muy bella. Un beso Tono.

  7. Lia 12 abril, 2014 / 3:19 pm

    Nada que añadir y oídos sordos a esas voces interiores sobre las apologías. Precioso, y tan dulce…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s