Escarcha de invierno X

Daniel

“Soñando entre mundos”

Gra trastea. Gra está siempre trasteando, tiene 5 años. Es mi hija. María jode. María esta siempre jodiendo, ya es mayorcita. Es su madre.

En mi vida de perfecto divorciado la última nueva es que María durante dos meses se aleja 2000 km. y naturalmente se quiere llevar a la niña. No le voy a poner problemas, aunque es mucho tiempo sin ver a mi preciosa trasteadora… Había comentado que María jode?

La poesía de piedra orgánica ayuda a soportar mis horas muertas que se me antojan infinitas…como letras de mil páginas no escritas. Todos los días invariablemente me acerco a contemplar el templo y me quedo absorto, de alma desnuda y a veces, algunas pocas veces, lloro. Gra y La Sagrada Familia, hasta hace 30 días, no existía nada más.

Desde hace aproximadamente un mes un sueño recurrente me intriga y me tortura: Ella se acerca delicadamente hacia mi, siento su fragilidad, su angustia. Sus profundos ojos negros se detienen ante mi, inclina levemente la cabeza…juntando sus labios contra mi oído, mientras acaricia su cabello de noche cerrada, susurra: “Déjame que sea la herida abierta en tu cuerpo esta noche”. Unos instantes de quietud absoluta rodeada de mar. Ella desaparece y yo me hundo en el abismo como plomo de pescador… y ahogándome veo una isla… no tengo fuerzas para llegar a la costa y despierto al morir.

Todas las noches a las 2 de la mañana me ahogo. Gra está ya con su madre y la semana que viene hay unas ponencias sobre biología marina organizadas por la agencia europea para la conservación del medioambiente en las Azores. Había declinado la invitación, pero iré. En estos momentos las ballenas no me importan, pero es una posibilidad de abandonar mi naufragio. Se cual es la isla soñada. Casualidad? No creo, …más bien un puente. Un puente que tengo que cruzar y abandonar el aislamiento buscado que no me protege de nada. La poesía de piedra es eterna, yo no. No sería justo ni para Gra ni para mi abandonarme al vacío perpetuo, a la anodina opacidad.

Recorro las ramblas hacia el barrio gótico, la pulsión de la ciudad, las gentes y las piedras. El tiempo atrapado en sus retorcidas calles, dejarte llevar sin rumbo por su olor a viejo. Aprovechar que estás donde estás, eso me provoca este barrio… Por qué olvidamos tan fácilmente las cosas simples?

Llamo a Javier, pensaba ir solo… pero no busco acaso lo contrario?

  • Daniel! Cuanto tiempo joder. Qué haces tío, cuenta…
  • Naaa… ya me conoces, sufrir en silencio.
  • Ya, como la almorranas, siempre igual…
  • De eso quería hablarte, de cambios. Tienes libres los próximos días?
  • Hombre… siempre voy por libre ya lo sabes. Por?
  • Nos vamos a las Azores el jueves, pago yo, bueno el instituto. Los billetes y el hotel, 2 noches.
  • Y me eliges a mi? Si que estás jodido.
  • Pues no me jodas tu más y vente.
  • Vale, vale. Te llamo mañana y te digo algo.
  • De acuerdo, hasta mañana pues.

El sol de invierno nos acompaña por el océano.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s