Génesis II

Ahora se ciertamente que mi “yo” es humano. La piel blanquecina parece cubierta de una película viscosa. Permanezco en posición fetal en algún lugar no identificado de una espesa negrura. La información que recibo es profusa, no se de donde, pero es indudable que la recibo; siento dolor, no lo pienso e intento poner en claro todo lo que ocurre en mi nuevo cerebro.

No veo, no oigo, pero se que puedo hacerlo, solo que no hay nada que ver ni oír aquí. Estiro mi cuerpo, responde fielmente a las ordenes de mi mente, lo tenso, me desentumezco… es agradable.

Comprendo la imposibilidad de trasladar objetos sólidos en el tiempo, no así a las partículas subatómicas. Formulo mi segunda hipótesis:

Es posible que desde algún “tiempo” alguien o algo haya encriptado información dentro de dichas partículas cuánticas y de alguna manera se hayan decodificado en el “ahora”. Podría tratarse de mi génesis, este proceso y ese “alguien o algo” todavía están fuera de mi comprensión. En cualquier caso puedo intuir sus propósitos: observar por mi “yo” como se desarrollan los acontecimientos en este “ahora”.

Distingo el paso del tiempo, se que fue ayer cuando tuve mi primera experiencia con la sociedad que parece dominante en este planeta o época. Todo me resulto extraño y familiar a la vez, tal vez sea la diferencia entre absorber y observar información.

Al apearse de sus pequeñas cápsulas la mayoría de esta gente entra en grandes construcciones de cemento y aluminio llamadas “edificios de oficinas”. Vuelven ha hacer el ritual de beber una bebida negra y humeante, deben necesitarla de manera patológica para activarse. Encienden monitores con teclados, acerco mi punto de observación, parece que son instrumentos de comunicación, no entiendo porque los utilizan en este lugar, pues en sus habitáculos personales también disponen de ellos. Puede que se trate de una herramienta multiuso, curiosamente muchos de ellos la destinan al mismo uso. Un sistema eficaz sin duda, sirve para el ocio y el trabajo en un mismo tiempo. Algo me dice que tardaré un tiempo en discernir este concepto. Las máquinas se comunican entre si, si ya no entendía las conversaciones orales, esto me resulta todo un paradigma. Encuentro en mi memoria el concepto de “red social” lo contrasto con las actividades que realizan, deduzco, que como a la bebida caliente, también son adictos a esto.

Por cierto, tengo que tratar de no implicarme demasiado, ayer entré en otra de sus construcciones, a esta la llaman “multicines”, vi como observaban en silencio y en la oscuridad unas imágenes bidimensionales de si mismos. Sentí una gran necesidad de practicar kárate.

Anuncios

2 thoughts on “Génesis II

  1. andreascorbutti 25 enero, 2014 / 2:10 am

    ¡Ciencia ficción? si, está claro que el relato proviene de alguién de un pasado no tan lejano.Muy bueno el relato.Un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s