Gatos

“Andábamos tranquilamente el sr. Kihara y yo, dilapidando nuestro abundante tiempo libre, cuando ante nuestras narices, se desarrollo una escena a todas luces imposible: dos gatos, uno negro y otro blanco, discutiendo acaloradamente sobre temas que no alcanzábamos a entender. El sr. Kihara se acercó con sorpresa y cautela a partes iguales… pero inmediatamente, con un giro improbable, los dos gatos se revolvieron hacia él, y le miraron desafiantes con sus gatunos ojos. Cuando el sr. Kihara intentó soltar su primera media palabra el gato negro le espetó: “Mire señor Kihara no tenemos nada personal contra usted ni mucho menos contra el señor Tonooi, pero por favor dejen ya de tocarnos “la cola” por favor”. Mudo y lívido mi amigo retrocedió hacia mi, al tiempo que los dos gatos se escabullían por la maleza.
Kihara y yo regresamos lentamente, colapsados y todavía aturdidos, por el caminito que nos acercaba a el balneario donde nos recogíamos por unos días. Rumiábamos en el más absoluto de los silencios, que bien fuese cierto o bien fuera una alucinación a dúo, cuantas “colas” habría tocado nuestra bendita humanidad”

Fragmento de “Sueños entrópicos” del sr.Tonooi

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s