Grutas

“ – Al fin solos! Bendita tranquilidad. – Comenta el gato blanco.
– Si, pero lo de la espeleología no le durará mucho a…- Prosigue el gato negro.
– Calla!.- Corta el gato blanco.- Por lo menos hoy ni lo nombres.”
 
Estoy en una gruta. Que hago yo en una gruta? Otra vez arrastrado por la sinuosa belleza se la srta. Silvia… para que? Si mi carnalidad es metafísica. No me estaría quejando si no fuese porque estamos atrapados esperando un equipo de rescate.
 
La srta Silvia me observa con preocupación, debo estar algo pálido… supongo.
 
– Qué? Mi querida amiga. No me mire con esa cara de espanto. Creo que sobreviviré.
– Bien, estuvo hace poco en la Amazonia. Es el nuevo sr. Tonooi… el aventurero. – No se si se está burlando, a mi así, desde luego que no me anima.
 
Las grutas se me asemejan al subconsciente, es todo tan caótico y oscuro. Esa estalactita retorcida y de final hiriente que está justo en frente de mi, tiene toda la pinta de ser como el ADN de mi última pesadilla. Me pregunto a quien podría pertenecer la mente de este sitio. No hay respuesta. Todas las personas, por simples que parezcan, poseen su rincón bizarro, su espacio deforme donde se forjan sus miedos, sinrazones, ideas peregrinas e incluso sus sueños limpios.
 
Estoy abstraído, para varíar, con la historia de las grutas cuando oígo su voz.
 
– En que piensa? Creía que estaba asustado.
– En nada. Observo las estalactitas, estalagmitas, los extraños que aquí habitan, me refiero a insectos y demás… y ya está.
– Me alegro de que este tranquilo. Sentía un pelín de culpabilidad.
– Por favor srta. Silvia, cada cual es responsable de sus actos.
 
Me olvido del subconsciente y pienso en las magníficas formas de la srta. Silvia.
 
Fragmento de “Una vida colapsada” del sr. Tonooi

Padre

“Soy el padre de la humanidad. Viajé en el tiempo y encontré a la “Eva mitocondrial”. Ella estaba muy dispuesta y yo recién afeitado… se me cepilló, después de un breve descanso y en contra de mis fuerzas se me tiró. Al acercarse la noche primigenia le hice el amor dulcemente pero fue muy rapidito, me tuve que ir por motivos personales.

Por eso en el mundo hay tanto pelo-cepillo, tirado y solo alguna buena persona.”

“Escritos apócrifos” de Gedeón IV “El viajero”.

Desayuno con amor

A las seis y media de la mañana me he despertado con un inconmensurable amor dentro de mi. Me he sentido reconfortado cuando a pesar de los improperios, exabruptos y maldiciones que he tenido que oír cuando telefoneaba a todas mis amistades, yo, seguía rebosante de paz y armonía. Un rollo, tal vez, un poquito cristiano mártir, pero bueno… El caso es que hoy me voy a permitir una tartaleta de fresa con guindas para desayunar.

Fragmento de “Pensamientos entrópicos a la hora del desayuno” del sr. Tonooi

Congreso poco filosófico

Soy un elegante asesino de mujeres delgadas. No voy a descubrir mi “modus operandi”, tan solo diré que su belleza se mantiene intacta… gélida tal vez, pero eso son cosas de la muerte.

Hoy se celebra en una ciudad distinta, las ciudades normales no suelen acoger este tipo de cosas, el 17º congreso de psicópatas asesinos. Me he puesto elegante. Es mi primera asistencia a un evento de este tipo, así que estoy un poco nervioso. Observo a mi alrededor y solo distingo rostros fríos y duros con miradas borrosas y dientes expectantes, da un poco de miedo. Me siento en una mesa rodeado de tipos aún más espeluznantes, al poco de oír sus bruscas y entrecortadas conversaciones me doy cuenta que he ido a parar a una mesa de descuartizadores.

Hago acopio de fuerzas y decido meter baza, nada más desafortunado. Comento que lo que hacen es estúpido, pues según la teoría de la holística que postula Aristóteles el todo es mayor que la suma de las partes. No les hace ni pizca de gracia. Supongo que no debí beber tanto Martini. Sos ojos de rojo ira se clavan en mi humilde persona… un largo e incomodo silencio, por llamarlo de alguna manera, y me despido atropelladamente… y aquí sigo tres días después, encerrado en este estúpido retrete.

Fragmento de “Memorias de un asesino” Anónimo (Hasta que me pillen)

Hobbes o Rousseau?

Hoy los gatos duermen.

  • Prefiero setas para provocar estados alterados de conciencia a armas para la seguridad ciudadana.
  • Ha entrado usted en la era de aquarius sr. Tonooi?…Creo que se durmió en el andén, ese tren ya pasó.
  • No me sea sarcástica srta. Ma. Solo quiero recalcar que el fin último de un arma es la destrucción…
  • Ya lo pillo. El hombre es un lobo para el hombre y no es buena idea dar armas a los lobos
  • Por ahí voy… Pienso que estamos en el punto más crítico de nuestra corta historia. Jamás nos hemos visto con un potencial de aniquilación tan grande y la humanidad sigue lobatizada.
  • Me está asustando… y yo que solo quería remolonear está mañana…
  • Bueno… piense en Rousseau, el creía que el hombre era bueno por naturaleza.
  • No me sea condescendiente ahora… Ya me ha fastidiado el día.
  • Ve como necesita alterar su conciencia?
  • Quizá si…Pero con usted no hacen falta setas.
  • Que le parece un buen paseo y después una copa de vino?
  • Hecho!!

El sol brilla un día más y la sonrisa de Ma es absolutamente perfecta.

Fragmento de “Una vida colapsada” del sr. Tonooi